Español

Preguntas frecuentes sobre el estado vegetativo persistente

 
¿Qu
é es el estado vegetativo persistente (EVP)?
 
EVP es una forma de "inconsciencia con ojos abiertos", que se manifiesta como una aparente falta de conciencia mientras se está despierto. Es el resultado de traumatismos, enfermedades o lesiones que causan la privación de oxígeno al cerebro. Este era el estado de Karen Anne Quinlan, Nancy Cruzan, y Terri Schiavo. Existen ciclos de sueño-despierto, con una supuesta falta de conciencia de sí mismo o de otras personas, mientras se está despierto. Estos pacientes también exhiben falta de comprensión o expresión del lenguaje, y no muestran respuestas voluntarias reproducibles a estímulos externos. Los científicos admiten que hay mucho que se desconoce acerca del EVP.

La palabra "vegetativo" no significa que la persona se ha convertido en algo menos que humano, sino que ha perdido, al menos temporalmente, el tipo de conciencia que caracteriza a la vida adulta humana normal. El pronóstico de recuperación es determinado por la causa de la lesión, las condiciones comórbidas, y el tiempo que uno ha sido vegetativo. Cuando la duración es superior a un mes, se dice que es "persistente". Duración superior a tres meses cuando la causa no es traumática, como la falta de oxígeno al cerebro después de un paro cardiaco, se dice que es "permanente". Duración superior a 12 meses, cuando la causa es una lesión cerebral traumática, también se dice ser "permanente".
 
¿Pueden los pacientes en estado vegetativo persistente recuperar la conciencia?
 
Sí, en algunos casos. Las posibilidades de recuperación son mejores a principios de la condición y disminuyen con el tiempo. La literatura médica documenta casos raros de al menos una recuperación parcial después de muchos años, y la ciencia médica en general no puede predecir con certeza qué paciente con EVP se recuperará. Algunas autoridades médicas, tales como la Asociación Médica Británica, niegan la posibilidad de que uno se pueda recuperar del EVP y atribuyen la recuperación a un diagnóstico inicial equivocado.
 
Los pacientes de EVP en un estado vegetativo persistente, ¿son completamente incapaces de responder a estímulos de su entorno?
 
La respuesta a esta pregunta es controversial, y la situación es compleja. Ha sido ampliamente asumido que los pacientes de EVP no pueden responder conscientemente a su entorno, pero estudios recientes que utilizan técnicas de sondeo del cerebro indican que algunos pacientes de EVP presentan las mismas respuestas cerebrales a las órdenes verbales que las de adultos sanos. Este fenómeno sugiere que algunos pacientes de EVP, de hecho, podrían tener conciencia, a pesar de la imposibilidad de actuar en consecuencia o de manifiestarse exteriormente.
 
¿Qué obligaciones tienen los médicos hacia los pacientes de EVP?

 
Al igual que todo ser humano, los pacientes de EVP tienen derecho a cuidados básicos de salud, incluyendo nutrición, hidratación, higiene y calor, y a los tratamientos ordinarios que previenen las complicaciones debido a la hospitalización. En otras palabras, debe haber una presunción en favor de proveer nutrición e hidratación a todos los pacientes, incluidos los que estén en EVP que necesiten asistencia médica de nutrición e hidratación. Además, el paciente debe ser monitorizado para detectar signos de una eventual recuperación, y deben recibir atención adecuada de rehabilitación.

 ¿Cuándo es legítimo suspender un tratamiento en particular?
 
Cuando el tratamiento se vuelve "desproporcionado", es decir que la carga del tratamiento se vuelve tan grande que la interrupción se convierte en una opción, entonces no es una obligación moral el usar medios desproporcionados. Esos medios son opcionales. El tratamiento, sin embargo, debe distinguirse de los cuidados básicos, tales como alimentarse, bañarse, y prevenir la infección en el paciente.

¿Qué hay de la "calidad de vida” del paciente?
 
Calidad de vida es importante, pero el concepto debe ser entendido correctamente. Si la calidad de vida de un individuo es pobre, debemos tomar medidas para mejorar esa calidad con la atención que brindamos, y haciendo todo lo posible por amar a aquellos cuya condición se ve comprometida y su calidad de vida es pobre o está disminuyendo. Uno nunca mejora la calidad de vida matando esa vida, y un ejemplo de un mal juicio respecto a la calidad de vida sería decir: "Esta persona no tiene una vida digna de ser vivida." La vida es siempre digna de ser vivida hasta el día en que Dios nos llame. Calidad de vida se refiere a los aspectos sociales, económicos y sobre todo los aspectos psicológicos de la vida de la persona. Valiosos como son, estas cualidades de la vida sirven un valor mayor, es decir, la existencia misma de la persona. No es la cualidad que hace la vida más valiosa, sino que es la vida la que hace que todas las cualidades tengan valor. El librar a la sociedad de ciertas personas con características indeseables es una forma de eugenesia.

¿Debe un hospital Católico honrar una directiva para retirar la nutrición e hidratación?
 
Dependerá de las indicaciones del caso. Un hospital Católico no debe de honrar una directiva para retirar la nutrición e hidratación mientras el cuerpo siga estando efectivamente alimentado por dichos medios, y mientras los medios no sean desproporcionados a las necesidades del paciente. La decisión de retirar la nutrición e hidratación en tales circunstancias no podría tener otro propósito que causar la muerte y, por lo tanto, sería suicidio asistido en vez de "dejar morir".

¿Cuál es el significado de la alocución del Papa Juan Pablo II sobre la nutrición e hidratación artificiales?
 
El 24 de marzo de 2004, el Papa Juan Pablo II se dirigió a un congreso internacional sobre tratamientos de soporte vital y estado vegetativo. Sin cambiar ninguna doctrina Católica, el Papa aclaró que la nutrición y la hidratación asistida [NHA, es decir, administradas artificialmente] es la atención básica que siempre debe ser proveída, siempre y cuando esté logrando su "finalidad propia, que en el caso presente consiste en proporcionar nutrición al paciente y alivio a sus sufrimientos. " Algunos eticistas Católicos habían argumentado que la nutrición y la hidratación son "actos médicos" que podían ser rechazados como demasiado gravosos e incluso supuestamente extraordinarios, y por lo tanto opcionales. Juan Pablo II se pronuncia en contra de esta posición, explicando que ya que el fin de los alimentos y bebidas es el de nutrir, debe ser proporcionado a los pacientes. El rechazar o negar la nutrición e hidratación significa eutanasia por inanición. La alocución del Papa no nos enseña nada acerca de cuando la nutrición y la hidratación dejan de nutrir al paciente y por eso pueden ser retiradas, lo cual es un juicio que lógicamente le corresponde a la profesión médica. El Papa tampoco habla de preguntas relacionadas, tal como el significado ético de las modalidades de suministrar la NHA, los tipos de coma, el significado de la inminencia de la muerte, ni sobre quién debe asumir los costos de la prestación continua de la NHA. Los eticistas y teólogos siguen ofreciendo argumentos sobre estas y otras preguntas. No hay desviación de la tradición en los comentarios del Papa, y aun son vigentes las categorías morales tradicionales usadas ​​en el cuidado Católico de la salud. El Papa ha expresado un principio general para proporcionar nutrición e hidratación a aquellos que se encuentran en un estado vegetativo persistente. La alocución da espacio para juicios prudenciales en casos específicos.