Español

Notas Homiléticas sobre la Fertilización In Vitro

Inquietudes Pastorale

Con gran frecuencia, las parejas Católicas están usando la FIV. Este es un procedimiento altamente inmoral que debe evitarse. A menudo lleva a las parejas a tener que tomar decisiones terribles sobre la disposición de sus niños embrionarios una vez que el procedimiento ha concluido. Habrá feligreses o familiares, y amigos de feligreses, que han tenido hijos a través de este procedimiento. Hay que evitar parecer que uno los está condenando, al mismo tiempo que uno señala los graves problemas morales con el procedimiento.

Sugerencias pastorales

• Hay una alta incidencia de infertilidad en nuestra sociedad. Reconocer el sufrimiento de las parejas estériles y el deseo natural a tener hijos de las parejas casadas.
• La infertilidad no es un problema nuevo. Sara, la esposa de Abraham, no podía concebir, ni tampoco Isabel, la madre de Juan el Bautista.
• La Biblia nos dice que cualquier forma de tener un hijo, no está de acuerdo con el plan de Dios para nuestro bienestar. Hay medios de superar la infertilidad que son aceptables a la Iglesia.
• La fertilización in vitro, mediante la cual los bebés son generados en envases de vidrio, es probablemente la forma más común de superar la infertilidad en nuestros días.
• Existen graves problemas con la FIV, y los Católicos siempre deben de evitarla. Los Católicos también deben entender por qué está mal:

En primer lugar, va contra el plan de Dios de cómo los niños han de entrar al mundo. Los niños han de ser concebidos exclusivamente a través de la expresión física del amor entre el marido y la esposa. En la FIV, son los técnicos, en lugar del marido y la mujer, los que realizan las acciones que llevan a cabo la vida en un envase de vidrio en un laboratorio, donde las células reproductoras de esposo y esposa se mezclan.


En segundo lugar, algunos embriones, algunos seres humanos diminutos, casi siempre son asesinados a través de este procedimiento. Los médicos sólo eligen los embriones sanos para colocar en el útero. Los "sobrantes", o son matados, o se usan para hacer experimentos. Algunos se congelan en nitrógeno líquido para futuras implantaciones o experimentos. Esta no es manera de tratar a los seres humanos, aunque sean embriones diminutos.

En tercer lugar, es común que más de un embrión se coloque en el útero, con la esperanza de que por lo menos uno se implante, llegue a término y nazca. A menudo, sólo se desea un bebé y, por lo tanto, el médico matará uno o más de los otros bebés que se encuentran en la matríz. O, si no están todos saludables,
él matará a los que no se están desarrollando bien.

En cuarto lugar, la FIV trata a los niños como si fueran productos que deben suministrarse para las necesidades de los adultos. FIV también conduce a la ingeniería genética, "bebés a diseño", y el ver a los embriones "sobrantes" como material de investigación para los científicos.

 
• La fertilización in vitro hace daño a la unión matrimonial y a la propia pareja. También conduce a la muerte de embriones humanos que, por cualquier razón, ya no se desean -después de haber sido engendrados.

• Los niños concebidos mediante fecundación in vitro son preciosos a los ojos de Dios, al igual que todos los niños. Aunque los medios por los que fueron concebidos son inmorales (al igual que algunos otros medios de engendrar hijos, como la actividad sexual fuera del matrimonio), ellos son amados por Dios, y tambien deben ser amados y apreciados por nosotros.

Puntos Generales

Nunca hablen de un "óvulo fertilizado." Alternativamente, debemos utilizar el término que describe la realidad verdaderamente. Se trata de un embrión humano, o un ser humano embrionario.

Hay abordar este tema desde el púlpito con delicadeza. Hay que afirmar el deseo de tener hijos e incluso el hecho de que las parejas infértiles buscan el procedimiento de FIV.

Hay muchas parejas que han tenido un hijo por FIV. Seguro que habrán personas que saben de alguien que ha tenido un hijo de esta manera. Afirmen la bondad de los individuos, mientras que denuncian el procedimiento. La pareja se podría presentar simplemente como que no sabe nada, lo cual probablemente sea la verdad.

Los temas sexuales deben ser tratados con delicadeza debido a la naturaleza misma del tema. No hace falta entrar en demasiados detalles acerca de cómo se obtienen las células sexuales. Eso ciertamente es mejor hacerlo en una audiencia exclusivamente para aquellos adultos que estén interesados ​​en el tema, o en una situación de consejería.


John M. Haas, Ph.D., S.T.L.
El Centro Nacional Católico de Bioética
Filadelfia